Senderismo AsturiasSenderismo con Perro

Ruta del Alba con Perros

Ruta Del Alba Con Perros

La Ruta del Alba junto con la cueva Deboyu y el Tabayón del Mongayu es uno de los tres monumentos naturales del Parque Natural de Redes, Reserva de la Biosfera y resulta un inmejorable recorrido para nuestros perros dada su distancia y su relativo poco desnivel sin duda será una buena actividad tanto para los que estén acostumbrados como para los que no.

 icon-resize-horizontal Distancia: 16 km ida y vuelta     icon-tachometer  Duración:  5 horas     icon-external-link-square  Señalización: Buena 

 icon-repeat  Tipo de Ruta: Lineal  |     Dificultad: Fácil   |     Merendero: Si   |     Parking: Si

  Coordenadas para iniciar la ruta: 43.202116, -5.467349

Parque Natural de Redes:

Cuenta con 38.000 hectáreas de terreno que ofrecen multitud de contrastes y paisajes. Redes ocupa la zona centro oriental del Principado de Asturias y fue declarado Parque Natural en 1996 y posteriormente fue reconocido como Reserva de la Biosfera en el año 2001.

Aunque menos conocido que el Parque Nacional de los Picos de Europa, el Parque Natural de Redes es otro de los grandes paraísos donde podrás disfrutar de la Naturaleza en estado puro con tu compañero de 4 patas.

Ruta del Alba:

Hay quien opina que la Ruta del Alba, es, junto con la Ruta del Cares, una de las más bellas y espectaculares de Asturias, estando catalogada como Monumento Natural desde 2001.

En mi opinión, si bien la del Cares es la más impresionante que hemos hecho hasta el momento, la Ruta del Alba es también de una gran belleza, siendo además mucho más sencilla de realizar y estando menos saturada de turistas si quieres hacerla en verano. Además es ideal para hacer con perros y con niños, por su escaso desnivel y su sendero perfectamente delimitado.

La ruta discurre en todo momento junto al río Alba o Llaímo por lo que los perros podrán refrescarse en casi cualquier tramo del camino en cualquiera de los remansos, pozas, arroyos que se cruzan, fuentes y abrevaderos que encontraremos de principio a fin de la ruta.

Para iniciar la ruta, nos dirigimos a Soto de Agues en el Consejo de Sobrescobio, donde, a la entrada del pueblo, encontrarás un amplio aparcamiento donde dejar el coche y en el que verás los paneles informativos de inicio de la ruta. Al lado del aparcamiento hay un bar donde puedes comprar bebida si es que no la llevas ya contigo.

El recorrido total es de unos 16 km aproximadamente, unos 8 de ida, y otros tantos de vuelta. Este antiguo camino de pastores y senda minera que era utilizada para llevar el hierro extraído de la mina del Carmen, hasta Rioseco. Los 5 primeros km son muy sencillos de realizar, por una pista perfectamente delimitada y pavimentada en buena parte. Los 2 últimos km son un poco más exigentes, pero casi no te darás cuenta de ello, por la gran belleza del lugar.

Para comenzar, atravesamos la aldea caminando y llegamos a un lavadero donde encontramos el inicio de la pista, pasamos una piscifactoría, y seguimos caminando rodeados de verdes prados.

Tras caminar unos 2 km, y dejar el primer puente a nuestra izquierda, llegamos al desfiladero del Alba.

Hay muchas zonas como esta, en la que tanto Gala como Brea nos obligaron a hacer una parada, para darse un baño y muchas cascada, la belleza de los saltos de agua se mezcla con la de las inmensas rocas en las que nos vamos adentrando.

Seguimos caminando y llegamos al Puente de la Vega. Aquí se termina el camino asfaltado y nos encontramos un merendero, donde paramos a comer algo y reponer fuerzas. No te olvides que en Asturias te puedes encontrar animales sueltos casi en cualquier ruta que realices, y en esta ocasión no podía ser menos. Ten esto muy en cuenta si vas con tu perro.

A partir de este punto, el camino es de tierra, y nos adentramos por fin en el desfiladero de Llaímo, el tramo más bonito de la ruta en el que además de las hermosas cascadas, hay zonas en las que simplemente nos quedamos parados mirando al cielo, para ver la inmensidad y altura de las rocas.

La última cascada es quizá la más imponente de todas. Merece la pena pararse un rato a disfrutar de las vistas y el sonido del agua.

Finalmente, atravesamos un pequeño puente que nos llevará a la Cruz de los ríos, donde hay un área recreativa, en la que finaliza esta preciosa ruta.

Tags

Roberto Maio Dosil

He vivido con perros desde que tengo memoria y aunque no sé absolutamente nada sobre ellos todos los días me enseñan algo nuevo, pero hay una constante que se repite "el cariño y la amistad de un perro son sinceros, incondicionales y para toda la vida."

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: Roberto Maio | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ayúdanos a Crecer!

Comparte con tus amigos.
close-link
Close

Adblock Detectado

La publicidad ayuda a mantener éste sitio, por favor desactiva el bloqueo de anuncios.